Miles de soles y lunas han pasado desde aquella fatídica tregua que dio fin a la Guerra de Troya. Nos encontramos en la isla de Creta, en Grecia en el año 2011; lugar donde poco a poco se han ido congregando los descendientes de los vástagos de los dioses, siempre cuidado de mantener un perfil bajo y estar fuera del alcance de sus enemigos. Preparandose para aquella que podría llegar a significar el fin de su raza.

¿Pero qué pasaría si a pesar de todos estos años de masacre y derramar sangre entre hermanos no pareciese tener fin?








HISTORIA

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

HISTORIA

Mensaje  erιѕ el Dom Sep 11, 2011 2:49 pm

HISTORIA
La guerra de Troya es una de las más antiguas y más destructiva que jamás había vivido la humanidad. Arrasó la mayor parte del mundo occidental, casi devastando la civilización tal y como la entendemos hoy en día, y fue tan demoledora para los dioses del Olimpo como para los seres humanos que habitaban en la Tierra. Desde el inicio, los dioses estuvieron implicados en ella. Todos escogieron un bando; o bien mostraban su apoyo a sus hijos medio humanos, o bien defendían a los héroes que, en alguna ocasión, les habían hecho un favor. Algunos dioses incluso bajaron del Olimpo para combatir en el campo de batalla. Apolo utilizó el carro de guerra de Héctor, Atenea luchó al lado de Aquiles, y Poseidón combatió con ambos bandos, cambiando de parecer con la misma asiduidad que la marea. Incluso en una ocasión Afrodita, la diosa del amor, bajó volando hasta la contienda para proteger a Paris; recogió su cuerpo del suelo y alzó el vuelo, alejándole así de una muerte segura, aunque no se libró de la hendidura del filo de una espada griega.

Cuando su padre, Zeus, vio la herida de Afrodita, le prohibió regresar a Troya. Ella le desobedeció, desde luego, y aquello enfureció a Zeus, pero no lo suficiente como para involucrarse en el conflicto. No fue hasta que su otra hija Atenea y su hijo Ares estuvieron a punto de enviarse el uno al otro al Tártaro, un lugar infernal de no retorno para inmortales, cuando decidió que había llegado el momento de actuar. La guerra humana estaba desgarrando a su propia familia a la vez que amenazaba su dominio de los Cielos.

La participación de Zeus llegó algo tarde. La guerra había estallado hacía diez años, pero todos los dioses del Olimpo estaban tan involucrados que la única forma de que Zeus pudiera detenerlos era hacer que los vástagos dejaran de luchar. Zeus se vio obligado a negociar con los mortales, ofreciéndoles algo que ansiaban. Tras una década de continuas intromisiones en sus asuntos por parte de los dioses que, además, solo alargaban la contienda para empeorarla, lo único que deseaban, tanto los griegos como troyanos, era que los dejaran en paz. Los vástagos mortales reclamaban que los dioses debían regresar al Olimpo y permanecer allí; a cambio, se comprometían a finalizar la guerra.

Zeus no dudó en aceptar el trato. Juró ante el río Estigia que si los vástagos concluían la guerra, los dioses se replegarían en el Olimpo y abandonarían el mundo de los mortales. Sin embargo, antes de sellar su promesa exigía alguna prueba que asegurara que aquella terrible guerra jamás volvería a amenazar el Olimpo. Desde su perspectiva, la unificación de los griegos de las castas vástagas para luchar contra los troyanos casi destruye el Olimpo. Zeus quería asegurarse de que jamás volvería a ocurrir. Mientras ratificaba la tregua y juraba su promesa inquebrantable, garantizando que los dioses del Olimpo abandonarían la Tierra, también aseguró que si las castas de los vástagos volvían a unirse, él mismo regresaría a la Tierra y acabaría la guerra.


Miles de soles y lunas han pasado desde aquella fatídica tregua.
Nos encontramos en la isla de Creta, en Grecia en el año 2011; lugar donde poco a poco se han ido congregando los descendientes de los vástagos de los dioses, siempre cuidado de mantener un perfil bajo y estar fuera del alcance de sus enemigos. Preparandose para aquella que podría llegar a significar el fin de su raza.

¿Pero qué pasaría si a pesar de todos estos años de masacre y derramar sangre entre hermanos no pareciese tener fin? ¿Qué si para los Dioses nunca fuera suficiente? ¿Estarías dispuesto a sacrificar tu propia vida para terminar con este ciclo de muerte? ó ¿Pelearías hasta exterminar aquellos que representan una amenaza para tu familia?

avatar
erιѕ
Admin


Ver perfil de usuario http://clashofthetitans.foroactivo.mx

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.