Miles de soles y lunas han pasado desde aquella fatídica tregua que dio fin a la Guerra de Troya. Nos encontramos en la isla de Creta, en Grecia en el año 2011; lugar donde poco a poco se han ido congregando los descendientes de los vástagos de los dioses, siempre cuidado de mantener un perfil bajo y estar fuera del alcance de sus enemigos. Preparandose para aquella que podría llegar a significar el fin de su raza.

¿Pero qué pasaría si a pesar de todos estos años de masacre y derramar sangre entre hermanos no pareciese tener fin?








ALLIE KATAKARIS (Britt Robertson)

Ir abajo

ALLIE KATAKARIS (Britt Robertson)

Mensaje  Kira el Jue Ene 05, 2012 5:54 am


ALLIE KATAKARIS


18 AÑOS, ESTUDIANTE DE INSTITUTO // Casa LAERTES


HISTORIA: La pequeña Allie nació y se crió en Creta, de donde jamás ha salido y ni si quiera sueña con salir: siempre ha tenido muy claro que no necesita ver mundo para sentirse libre, y sabe que pertenece a aquel lugar, por lo que sería una pérdida de tiempo ir a cualquier otro sitio. A decir verdad maduró incluso antes de tiempo, siempre dejando a todos a su alrededor boquiabiertos con sus respuestas y pensamientos demasiado profundos para una cría de su edad, pero la verdad es que todo lo que sabe lo aprendió de su madre, quien prácticamente tuvo que criarla sola. Su padre, Jonas Flynn, era un importante arqueólogo con residencia en los EE.UU. que a pesar de estar siempre ocupado por su trabajo, sacaba tiempo para ir a verlas a ella y a su madre al menos un par de días casi todas las semanas, y les mandaba el dinero suficiente para llevar una buena vida, sin embargo Allie tenía poco más de un año cuando su padre falleció en un accidente de avión y desde entonces fue su madre quien tuvo que educarla, desde muy pequeña, para aprender a utilizar sus poderes de vástaga descendiente de Apolo, al igual que contarle la historia de sus antepasados y en la que se basaría el resto de su vida. Así que su vida no fue lo que se dice muy corriente, al igual que la de muchos de los habitantes de Creta que se hallaban en su misma situación, pero al menos ella pudo contar con su madre para apoyarla y ayudarla en lo que necesitara, cosa que no pueden decir todos los vástagos, de modo que por lo menos lo llevaba con la mayor naturalidad posible.
Con el tiempo, su madre enfermó y los médicos no supieron que hacer para ayudarla, así que Allie no pudo hacer otra cosa más que dedicarse a cuidar de su madre mientras intentaba sacar adelante sus clases en el instituto, y ver como ella parecía marchitarse poco a poco. Un día sin previo aviso, un muchacho se presentó en su casa, un muchacho llamado Jack Flynn que resultó ser su hermano mayor, alguien cuya existencia la joven desconocía por completo y le costó asimilar, aunque al parecer no era la única desconcertada de los dos. Pero poco a poco, comprendió que tarde o temprano él sería quien cuidaría de ella cuando su madre no estuviera, en quien podría apoyarse para salir adelante, y que había ido a Creta sólamente para eso. Y cuando su madre empeoró y tuvo que ser ingresada en el hospital, ambos hermanos solicitaron asilo en la casa Laertes, donde podrían convivir con el resto de su ''familia'', el resto de vástagos, e ir acostumbrándose a ellos.


PERSONALIDAD: Madura, inteligente y callada son los tres adjetivos que mejor definen a Allie. No es precisamente cariñosa, mantiene siempre una distancia precavida con todos a su alrededor, incluso con sus familiares, simplemente porque no le gusta demasiado el contacto físico, al igual que no le gusta llamar la atención o sentirse observada. Le gusta mantenerse al margen de las conversaciones para analizar a fondo la situación y a las personas, por lo que cuando habla, casi siempre es para decir algún comentario que posiblemente hará pensar a más de uno. Sin embargo y a pesar de esa madurez que la caracteriza, con sus amigos y las personas cercanas a ella suele mostrarse risueña y encantadora, y aunque en ocasiones sea demasiado responsable y tenga que poner orden allá a donde va, le gusta divertirse tanto como a cualquiera.

● A pesar de su corta edad, controla a la perfección sus poderes, mejor que la mayoría de los vástagos de su Casa.
● Adora a los animales, tanto que es vegetariana desde los doce años, y voluntaria en el centro de adopción de mascotas.
● Siempre ha sido muy mística y le ha encantado todo lo esotérico; le gusta echar el tarot a la gente, leerles las mano... Y realmente cree que es capaz de predecir el futuro y leer el destino de las personas.



Imagen: Britt Robertson // Llevado por: Maya


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.